Una breve historia del billete - Moruzzi Numismatica - Monedas y Papel moneda en Roma

Buscar en el sitio
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Una breve historia del billete

SABER MÁS > Los billetes

Los primeros billetes vieron la luz en China, que cuenta con una antigua tradición en la emisión de papel moneda. En el año 812 d.C. el imperio chino usó temporalmente algo parecido a los billetes para enfrentar la falta del cobre, metal con el cual fueron acuñadas las monedas. Estos primeros billetes fueron recibidos como depósito de monedas. Su empleo duró pocos años. Sólo un siglo después, en China, se emiten billetes de cambio, que resultaron mucho más cómodos de las pesadas monedas metálicas. Estos billetes, emitidos no por el estado, sino de algunas familias prominentes, que actuaron como garantes, fueron abundantemente difusas al punto de volverse la piedra angular de la economía estatal. Así bajo la dinastía Sung por la primera vez el estado decidió reglamentar la emisión de papel moneda. El primer billete chino que sobrevive es el 1000 cash, emitido bajo la dinastía Ming en el período de la Gran Guerra, (1368 -1398). El cash fue el primer billete por que fue garantizado el pago a la vista en cualquier momento. Marco Polo (1254 -1324) informó  desde China la noticia del uso del papel como moneda. En el Millón Marco cuenta que el Gran Khan hizo fabricar grandes cantidades de papel moneda,  sacándola de la cáscara de la morera e hizo imprimir su sello  y que se utilizaría para cualquier forma de pago. Cuando el papel moneda era raído se llevaba al Gran Khan que lo cambiaba con un nuevo billete , percibiendo, en cambio, una comisión del 3%.

Sin embargo tuvieron que transcurrir otros 300 años antes que el papel moneda fuera utilizado en un estado europeo, ya que no tiene que considerarse otro que un fenómeno momentáneo, el uso en el 1438 en España de una especie de billete que un comandante utilizó para pagar a su ejército durante un asedio de los Moros a causa de la escasez de efectivo. El primer billete europeo fue emitido por Suecia alrededor del año1661 por el banco fundado por Johan Palmstruch. En aquel entonces había una escasez de monedas metálicas porque las monedas de cobre no circulaban más, ya que su valor intrínseco era superior al nominal. El estado fue incapaz de acuñar grandes cantidades de monedas en metales no nobles. Los billetes emitidos por Palmstruch tuvieron el nombre de Daler y fueron producidos en varias demonicaciones. Estos primeros billetes tenían todas las características que todavía se encuentran en los billetes actuales, como la numeración de serie, las firmas que otorgan garantía del reembolso y las medidas de seguridad contra las falsificaciones. Palmstruch se había dado cuenta de que la gente necesitaba un método sencillo de pago, diferente indudablemente de los complejos títulos de crédito de la época. El éxito de sus billetes  es precisamente debido a su intuición, unida a la cautela en la gestión de su banco. El rey y sus funcionarios comenzaron a pedir enormes préstamos al Banco, sin proporcionar otras garantías, sino  aquella de la prepotencia. Estalló el escándalo cuando comenzó a difundirse la noticia de que no había suficiente cobertura para todos los billetes; Palmstruch trató de obtener el reembolso del estado de las diversas deudas, pero sólo consiguió el permiso de devaluar sus billetes del 8%.

En el 1666 el banco fue cerrado y Palmstruch pasó en la cárcel los últimos cuatro años de su vida. El primer billete en Italia fue aquel emitido en el 1746 por la Hacienda Real de Turín.La primera emisión de billetes fue en conjunto de 4.000.000 de liras, emitidas en base al Decreto Real del 26 de septiembre de 1745, lo que motivó la introducción de los billetes que tenían que "Facilitar el beneficio del comercio público." A este Decreto siguieron otros, también fueron promulgadas las normas relativas a la falsificación de billetes  y se determinó que los billetes tenían que circular de la misma manera como dinero en efectivo.

Cada expresión de cada individuo es diferente y personal, de acuerdo a la lógica de su propio pensamiento. Una gran parte de la producción intelectual, especialmente Internet, están a libre disposición de todos. No hay que olvidar, sin embargo, que hay obligación moral y legal de cumplir con la paternidad de las creaciones y no reproducir sin el consentimiento de quien las hizo. Copyright Moruzzi Numismática © 1999-2016

 
© Copyright Moruzzi Numismatica 1999/2016 - Todos los derechos reservados P.IVA IT 01614081006
Regreso al contenido | Regreso al menu principal