El templo de Jano - Moruzzi Numismatica - Monedas y Papel moneda en Roma

Buscar en el sitio
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El templo de Jano

SABER MÁS > La moneda

Cuando las puertas del templo de Jano se cerraron...

GJano es el dios que mira el interior y el exterior, que ve el oriente y el occidente, el pasado y el futuro. De esto su representación de dos caras opuestas, de las cuales los varios atributos de biceps, biformis, ancipiti imagen, dúplice imagen,gemina facies. Jano fundó una ciudad, que él llamó Gianicolo. Su reino fue feliz y lleno de paz, y por esto sucesivamente fue honrado como dios de la paz. El escritor Macrobio, que vivió en el siglo V dC., atribuye los orígenes del culto de Jano a la guerra sabina, el enemigo, entró en la ciudad a través de  la Puerta Janualis, y fue abrumado por un torrente de agua hirviendo, que rebosó de repente del templo de Jano. Por este motivo fue decretado que durante las guerras las puertas del templo de Jano tuvieron que quedar abiertas para que el dios pudiera venir en ayuda en cualquier momento.

El culto de Jano fue asociado con el de Quirino;  a veces, dicho culto fue indicado con el nombre de Jano Geminus. Este nombre fue atribuido al santuario más antiguo del dios, que se encontró a infimum Argiletum, en Roma y que contenía  la famosa estatua bíceps del dios;  Se hizo célebre por un ritual que la tradición refería a una Ley de Numa, (Numa... Ianum a infimum Argiletum indicem pacis bellique fecit..., Tito Livio LOS, 19,2); tal ritual consistió en la abertura o en el cierre del templo, respectivamente en caso de guerra o paz. El ritual susodicho ha dado lugar a dos versiones:  aquella más común presenta a Jano como guardián de la paz, encerrado en su santuario, Ovidio F. I, 281: "Pace fores obdo, ne qua discedere possit" e Orazio in Ep. lI, 1, 255, expresando el mismo concepto); la otra, en contraposición, es aquella del poeta Virgilio que imagina la Guerra encerrada en el templo, bajo la vigilancia del dios. Ambas interpretaciones justificaron los epítetos de Patulcius y Clusius atribuidos a la divinidad.

El templo de Jano

La ubicación exacta del templo es incierta, aunque se encuentra ubicado comúnmente en  Argileto, cerca de la Basílica Emilia. Las fuentes antiguas son de opinión discordante al respecto. El historiador Livio en efecto lo coloca en infimum Argiletum, el poeta Ovidio entre el Foro republicano y aquel de César  (hic ubi iunctaforis templa duobus "habes", F. I,258 y Macrobio a los pies del Viminal. Las únicas imágenes del edificio, desaparecido sin dejar alguna huella, vienen de algunas monedas de Nerón, el que celebró el cierre del santuario con una serie emitida por la casas de la moneda de Roma y de Lugdunum. Es de asombrarse que ni el dios ni su templo aparecen en la iconografía monetaria del primer emperador. Augusto, de hecho, incluso poniendo en resalto en los Res Gestae el cierre del templo de Jano, no contiene representaciones de ello sobre las monedas, ni éste puede ser reemplazada por la representación del Pax, indicada en algunas emisiones, Pax con demasiada frecuencia recurrente entre los tipos de monedas sin que luego hubiera una coincidencia exacta con tal estado de cosas. Este santuario tiene que distinguirse del otro templo de Jano, que las fuentes colocan en iuxta theatrum Marcellos y que fue construido por C. Duilio durante la primera guerra púnica y restaurado por Tiberio en el 17 d.C. El más antiguo e importante santuario de Jano, que fue cerrado en raras ocasiones cuando el imperio estaba en paz, se componía de dos arcos unidos por un muro. La estatua biceps de la divinidad fue colocada al centro del paso, que con mucha probabilidad tuvo que ser una antigua puerta de la ciudad.

La representación del templo de Jano en las monedas

GJano, divinidad autóctona, romano ya desde los orígenes, no recibe alguna dedicatoria ni en Roma ni en Lazio, dónde reinó durante los bonitos tiempos de la edad del oro; ni aparece tampoco en la escultura monumental oficial, ni representado solo, ni en compañía  de emperadores o grandes divinidades. En cambio Jano y su templo aparecen ocasionalmente al reverso de las monedas o los medallones acuñados en Roma. El significado político, religioso, histórico y conmemorativo de estas representaciones monetarias varian de una emisión a otra. Varía en función de las circunstancias, pero también en función de la versatilidad de Jano, dios de la paz y la guerra, del caos y del cielo, de la luz solar y del tiempo. A veces el dios es celebrado por la iconografía monetaria en épocas que no coinciden con momentos de paz universal. Significativas también son las "ausencias", dónde en cambio se esperaría una referencia, una alusión. Así el cierre del templo de Jano es ilustrado por las emisiones de Nerón, pero no de aquellos de Augusto, de Marco Aurelio y de Gordiano III, que en cambio podemos afirmar han cerrado de manera simbólica la Guerra o la Paz, tras las pesadas puertas de bronce. El dios bifronte no encuentra espacio, como hemos visto, en la monetización de Augusto, pero tampoco en aquella de Tiberio y de Calígula. Ningùn cierre del templo es señalado por las fuentes bajo estos dos reinos, tampoco bajo Claudio. La toma del poder de parte de Claudio coincidió o al menos pudo coincidir con el tercer centenario del templo de Jano, levantado en el foro Olitorio en el 260  a.C. por C. Duilio. Entre las personificaciones que abren la serie de los denaros y áureos de Claudio en el 41-42, existe el Pax Augusta;  los reversos del tipo PACI AVGVSTAE habría recordado entonces que el alba de un nueva era de paz correspondió al tricentésimo aniversario de la consagración en el Foro Olitorio. Sin embargo,  el cierre no es de este templo, sino de aquel de Jano Geminus que señaló la Paz.

Algunas monedas de Nerón conmemoran el cierre del templo de Jano después de la victoria de Corbulone. Los áureos representan de manera simple, sin infundir alguna profundidad a la imagen, la fachada del templo rectangular con dos puertas, con una fachada plana y casi abstracta. Al contrario los ases, los dupondi y los sestercios presentan el templo de Jano visto de perspectiva, representada en tres cuartas partes, con la puerta ahora a la derecha, ahora a la izquierda. Las puertas, equipadas con dos grandes anillos, son divididas en tres secciones. Son las famosas puertas de bronce de las que nos hablan Virgilio y Procopius. A menudo una guirnalda semicircular señala el dintel. Sobre la fachada lateral, dispuestas de manera visible a la izquierda de la entrada, otras guirnaldas señalan al límite superior o inferior de un friso de zarcillos floridos. Por encima de este friso floral una especie de ático lleva un elegante decoro de palmetas, que corona todo el edificio. La única mención que poseemos es aquella de Procopio, que nos describe el templo, todo de bronce, de forma cuadrada, lo suficientemente grande para cubrir la estatua bronceada y bifronte del dios. Todos los estudiosos están de acuerdo en afirmar que esta descripción se ajusta muy bien con la imagen proporcionada de las monedas.

Significado de la representación del templo en las monedas

En el discurso programático después de la llegada al trono, redactado por Séneca, Nerón, incluso afirmando de querer inspirarse en los brillantes ejemplos de gobierno  provistos de Augusto, hace hincapié en la atmósfera de serenidad que caracteriza el comienzo de su reino:  ninguna guerra civil, ninguna disensión interna, ningún odio ni rencor. El cierre del templo de Jano consagró el protectorado de Roma sobre Armenia. La leyenda PACE P(opuli) R(omani) TERRA MARIQ(ue) PARTA IANVM CLVSJT hace eco a la expresión de los Res Gestae. Algunos ases y dupondi, en cambio, llevan la leyenda PACE VBIQ(ue) PARTA, que subraya la preocupación de glorificar la paz imperial como universal. Esta variante también quiere singularizar un cierre del templo, que en el 66 tuvo la ventaja de cumplirse 300 años después de la ùnica certificaciòn de  la época republicana, aquellla del 235 A.C. Las monedas que conmemoran el acontecimiento fueron acuñadas a partir del 64 y muchas a partir del 66.  Es problemático acordar las fuentes relativas al cierre del templo, ocurrida en el 66, con las emisiones de las monedas que empiezan a reproducir el templo de Jano en el 64. El historiador Suetonio coloca el cierre del templo de Jano Geminus inmediatamente después de la coronación de Tirídates en Roma, ocurrida con mucha probabilidad en el 66:  "ob quae imperator consalutatus, laurea in Capitolium lata, lanum Gemi num clausit, tam nullo quam residuo bello".Suetonio por lo tanto afirma que el cierre ocurrió en el 66 d.C., mientras las primeras series monetarias son del 64 d.C.

El Mattingly cree que la ceremonia haya sido repetida formalmente en el 66, después de haber sido celebrada originariamente en el 64.  Según el autor, en efecto, Nerón tenia una necesidad urgente de alentar con cualquier medio, la opinión pública, preocupada después del incendio de Roma. Según el Grant los cuños del 64 preanunciarían el cierre del templo, pospuesto por Nerón en el 66  para hacerla coincidir con el tercer centenario, que cayó justo en aquel año, del primer cierre, recordada por T. Manlio en el 253 a.C. Es probable que se difundiera la imagen del templo de Jano con las puertas cerradas, acompañadas por la leyenda IANVM CLVSIT, para que la opinión pública que esperaba la paz fuera influenciada positivamente.La propaganda imperial que fue actuada también a través de los tipos de monedas anuncia y a menudo adelanta los acontecimientos. Podemos hipotizar luego que éste sea nuestro caso: Nerón revalorizó y ripopolarizzò el culto de Jano en favor de la Paz, pero esperò el 66 para solemnizarla con una conmemoración oficial. El cierre real pudo haber ocurrido en el 64 o en el 66, pero postergó intencionalmente la ceremonia para que éste siguiera y concluyera la visita de Tirídates, y por lo tanto representara un homenaje y un reconocimiento de sumisión al monarca universal.

Francesca Barenghi

Cada expresión de cada individuo es diferente y personal, de acuerdo a la lógica de su propio pensamiento. Una gran parte de la producción intelectual, especialmente Internet, están a libre disposición de todos. No hay que olvidar, sin embargo, que hay obligación moral y legal de cumplir con la paternidad de las creaciones y no reproducir sin el consentimiento de quien las hizo. Copyright Moruzzi Numismática © 1999-2016

 
© Copyright Moruzzi Numismatica 1999/2016 - Todos los derechos reservados P.IVA IT 01614081006
Regreso al contenido | Regreso al menu principal