Introducciòn a la numismàtica y al coleccionismo - Moruzzi Numismatica - Monedas y Papel moneda en Roma

Buscar en el sitio
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Introducciòn a la numismàtica y al coleccionismo

SABER MÁS > La moneda

La moneda, introducida probablemente en Lidia entre el VII y el VI siglo para simplificar las operaciones de pago de los mercenarios, se volvió en Grecia un símbolo de la existencia y la autonomía del polis. Esta unión ideológica y exclusiva entre polis y moneda fue un fenómeno que fue por largo tiempo característico del mundo griego dentro de un universo en que habian otras formas de moneda y gran parte de la actividad económica no era aún  manejada en términos monetarios. Las monedas más antiguas se imprimieron sólo sobre una cara, habiendo sido la figuración incidida en la superficie de la acuñación inferior, mientras que el otro lado está marcado por uno o más golpes. Fue al final natural proveer el molde superior de un dibujo;  fue así que tomaron  forma las monedas de dos caras que nos son familiares. Las monedas griegas del período clásico eran predominantemente de plata, un metal que se encontró en cantidad bastante grande en el mundo helénico. Las monedas de electro quedaron limitadas a pocas localidades de la Asia Menor. Oro en cantidad suficiente para las exigencias de una normal monetización se encontró sólo alrededor de la edad de Filippo el macedonio. El bronce fue empleado por la primera vez al final del V siglo en Sicilia y en la Magna Grecia donde este metal no acuñado constituyó el circulante estándar de las poblaciones indígenas. Desde la antigüedad a la moneda han sido reservadas peculiaridades no intrínsecas en su función económica de medio de intercambio. Las monedas griegas, pequeñas obras maestras del arte grabador antiguo, nos hechizan por su exquisita belleza;  las monedas romanas han "llevado" en todo el imperio los mensajes que el emperador querìa transmitir de vez en cuando a sus súbditos;una "Obolus" fue puesta en la boca de los difuntos para que pudieran pagar el paso en el ferry a Caronte, monedas imperiales han sido encontradas puestas sobre las bóvedas de los primeros cristianos en las catacumbas romanas, una moneda era colocada en la base de una nueva construcción para señalar el inicio. Coleccionar monedas no es sólo recoger diferentes ejemplares, es mas bien revivir todo esto, volver atrás en el tiempo y en el espacio, conservando en un pequeño pedacito de metal un fragmento de lo que ha sido nuestra historia, la Historia del hombre.Una de las formas de coleccionismo más antiguo es sin duda aquella numismática. La pasión de coleccionar monedas se remonta a los emperadores romanos, como tambièn era común en el período antiguo usar una moneda para incrustar en un collar colgante. El coleccionismo numismático real ve su principio con el humanismo, haciendo parte de aquel renovado interés por el mundo antiguo. El promotor de los estudios numismáticos es Francesco Petrarca, que por primero consideró las monedas cuál medio de profundización  histórico, tal como aprendemos de sus Cartas. El primer grande coleccionista de monedas romanas fue pero el cardenal Pietro Barbo, el futuro papa Paolo II; El coleccionismo numismático real tiene otro grande coleccionista que fue Cosme de Médici. La colección privada más importante del siglo pasado ha sido aquella de la rica colección del rey Vittorio Emanuele III, donada a Italia y ahora guardada cerca del Medallero del Palazzo Massimo.

Francesca Barenghi

Cada expresión de cada individuo es diferente y personal, de acuerdo a la lógica de su propio pensamiento. Una gran parte de la producción intelectual, especialmente Internet, están a libre disposición de todos. No hay que olvidar, sin embargo, que hay obligación moral y legal de cumplir con la paternidad de las creaciones y no reproducir sin el consentimiento de quien las hizo. Copyright Moruzzi Numismática © 1999-2016

 
© Copyright Moruzzi Numismatica 1999/2016 - Todos los derechos reservados P.IVA IT 01614081006
Regreso al contenido | Regreso al menu principal